ACUERDOS PARA LA REINTEGRACIÓN SOCIAL DE ADOLESCENTES – SANTA CRUZ

El día 4 de diciembre se realizó en la Secretaria Departamental de seguridad ciudadana de Santa Cruz la Mesa Técnica Departamental de Justicia Penal, organizada por parte del Ministerio de Justicia y la Agencia Italiana para la Cooperación al Desarrollo con el apoyo técnico de PogettoMondo Mlal y CVCS. Participaron más de 40 personas entre operadores de justicia, jueces, fiscales, policía boliviana, organizaciones de la sociedad civil etc. En la mesa se revisó el POA 2020, se presentó el protocolo de salidas alternativas, el estudio de factores de riesgo y protectores en áreas urbanas, el programa post egreso. Se contó con la presencia del Viceministro de Igualdad de Oportunidades Oscar Urquizu y del Director Nacional de la Niñez y Adultos Mayores. Carlos Suárez.
El día 5 de diciembre se realizó la visita por parte del Ministerio de Justicia de los Centros de reintegración y orientación de Santa Cruz. Así mismo se realizó la inauguración de la oficina post egreso como parte integrante del centro de orientación y la firma del convenio entre CVCS y la Gobernación de Santa Cruz, resultado del compromiso conjunto para trabajar a favor de la reintegración social de adolescentes con responsabilidad penal.

De: Sara Soldavini – Representante Legal CVCS

 


PRÁCTICAS RESTAURATIVAS EN CONTEXTO EDUCATIVO DE ENCIERRO

Después de tres meses, se culminó la primera etapa del curso: “Justicia y prácticas restaurativas en el sistema penal y educativo”, dirigido al plantel docente de Fundación La Paz Fudep, del CEA María Nieves Romero de Campero” y estudiantes de la UMSA y UPEA, que trabajan en el Centro Qalauma ubicado en Viacha.

Las y los participantes expresaron satisfacción y alegría, ya que aplicarán en su cotidiano laboral estas herramientas y también sugirieron seguir con la segunda etapa del curso para complementar su formación.
En la clausura se tuvo la presencia de la Dra. Magda Rossi, Coordinadora del programa Justicia de ProgettoMondo Mal y la Lic. Isbel Flores, en representación de Fundación La Paz.
Una experiencia gratificante en la formación de profesionales.

Por: Lastenia E. Ayaviri Álvarez – Facilitadora de Justicia y prácticas restaurativas del ProgettoMondo Mal.


CICLOS QUE TERMINAN Y OTROS QUE COMIENZAN

El tiempo pasó volando, recuerdo el primer día que llegamos con mi compañera Sandra, a un colegio de la Ciudad de El Alto, y conocimos a estudiantes que estaban estigmatizados, muchos nos dijeron: “es un curso especial” (malcriados, flojos, rebeldes, irresponsables e individualistas). Ese día queda en mi memoria, porque después de un círculo restaurativo, que fue a la vez terapéutico, terminó en abrazos y lágrimas, sólo necesitaban ser ESCUCHADOS y sentirse VALORADOS.


Desde entonces, una vez al mes realizamos círculos restaurativos, se notó progreso y cambios personales, porque ponían todo de su parte para mejorar, desde su compromiso para ser RESPONSABLES, desarrollaron EMPATÍA y SOLIDARIDAD con sus pares.
En el último círculo, prepararon un apthapi de compartimiento, y se desearon buenos augurios para la siguiente etapa, que tendrán que afrontar después del colegio. También expresaron agradecimientos por el acompañamiento y seguimiento que se les brindó.
Momentos emotivos que terminaron el círculo, nuevamente entre abrazos y lágrimas, pero esta vez fue de ALEGRÍA por todo lo que pasaron y el nuevo ciclo que tendrán que afrontar con retos que les repara la vida.

Todo el tiempo compartido con los estudiantes de la Promoción 2019, su asesora y los padres y madres de familia, hacen que una se sienta orgullosa y feliz por el proceso realizado, pero a la vez por los aprendizajes de la experiencia.

Gracias por tanto cariño.

Por: Lastenia E. Ayaviri Álvarez
Facilitadora de Justicia y prácticas restaurativas


Gracias por tanto cariño


FERIA DEMOSTRATIVA 2019 PROMUEVE LA REINSERCIÓN SOCIO LABORAL

La mañana del viernes 29 de noviembre se realizó la Feria Demostrativa 2019 por parte del programa de emprendimientos productivos, organizada por el Gobierno Autónomo Departamental de La Paz y SEDEGES.

Se exhibieron productos de distintos adolescentes y jóvenes para demostrar su habilidad en distintas áreas como panadería, serigrafía, artes gráficas, entre otros; con el propósito de fortalecer su reintegración socio laboral.

Progettomondo MLAL, también participó de esta feria como parte de la asistencia técnica que se brinda a los centros de reintegración social y centro de orientación para adolescentes con el equipo de profesionales integrado por Marina Gironda, Olivia Callisaya además de voluntarias para el área de trabajo social.

La feria tuvo una masiva asistencia, en su mayoría jóvenes universitarios.

Por: Roy Viamont Martinez


“MEJOR PREVENIR QUE LAMENTAR” OBRA TEATRAL POR ADOLESCENTES DE LA U.E. DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO

El sábado 9 de noviembre en la Unidad Educativa Domingo Faustino Sarmiento, Auxiliares de Trabajo Social de CVCS, realizaron una actividad teatral con el objetivo de promover una cultura de prevención contra el consumo de sustancias psicoactivas dirigidas a adolescentes entre 12 a 18 años.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La actividad inició con la presentación de una obra de teatro puesta en escena por los estudiantes de la Unidad Educativa, en la que abordaron casos comunes de adolescentes que por problemas familiares y/o malas amistades, son empujados al consumo de sustancias psicoactivas. En la actividad estuvo presente la representante legal en Bolivia de CVCS Sara Soldavini y Marina Gironda por parte de ProgettoMondo MLAL como parte del jurado.

Por: Roy Viamont Martinez

       


GOTAS DE CAMBIO EN EL MEDIO DE LOS ANDES

Vista de La Paz desde el teleférico.

En una cuenca en el medio de la meseta en las laderas de la cordillera de los Andes se encuentra La Paz, una de las dos capitales de Bolivia, la metrópoli más alta del mundo: de hecho, se distribuye a una altura que oscila entre 3200 y 4100 metros sobre el nivel de mar. Justo en este cuenco, un jueves por la mañana, escucho el sonido de la alarma. Abro los ojos y encuentro la mirada dormida de mi compañero de cuarto y la aventura. Estamos cansados, ayer hubo Coa en nuestra oficina de CVCS y Progettomondo MLAL, un ritual de ofrenda tradicional que tiene lugar durante el invierno o a mediados de agosto, cuyo propósito es invocar la prosperidad y un buen augurio para el trabajo. . Primero compartimos la comida, luego pusimos las cosas para ofrecer en una caja como flores, hojas de coca y más, que luego quemamos afuera de la puerta, en la calle, permaneciendo alrededor del fuego hasta que las llamas se extinguieron. Estábamos todos allí, fue un momento de ritual como un momento de intercambio y amistad. Cansados ​​pero recargados con energía de la noche anterior, nos estamos moviendo hacia las oficinas respectivas. El suyo está muy cerca de casa, colabora en proyectos de desarrollo sostenible y mejora de los derechos de los trabajadores. Hoy voy a una escuela para apoyar a una asociación amiga nuestra, vamos a presentar un proyecto de prevención en un barrio donde hay mucha delincuencia juvenil.  Iremos a la escuela para hablar sobre alcohol y drogas, seguridad de la ciudad, liderazgo juvenil. Pero primero tengo que ir a la oficina para dejar 1 kg de café, no cualquier café, sino un café “correcto”, directamente de uno de nuestros proyectos para mejorar los derechos de los trabajadores que involucran a Perú y Bolivia. Llego a la oficina y espero encontrar las idas y venidas habituales de los compañeros de trabajo, en cambio está vacío.

¿Pero dónde están todos? Peggy, la persona a cargo de los proyectos artísticos y la parte de la terapia, presentará un concierto de los jóvenes de Qalauma, una palabra que en el idioma nativo Aymara significa “gota de agua”, nombre dado a la estructura educativa-rehabilitadora donde CVCS y Progettomondo Mlal Durante años han estado trabajando con jóvenes con responsabilidad penal, ofreciéndoles actividades y oportunidades para cambiar sus vidas. Lidia y Jassel, trabajadoras sociales, se encuentran en una reunión en el Ministerio de Justicia, donde las prácticas de CVCS con adolescentes y jóvenes privados de libertad se han convertido en leyes y programas nacionales. Marina está haciendo visitas domiciliarias a los niños que han terminado de cumplir sus oraciones, acompañándolos en el proceso de reintegración positiva en la sociedad. La mayoría de estas visitas tienen lugar en El Alto, la ciudad justo por encima de la cuenca de La Paz, donde la pobreza y el crimen están más extendidos y arraigados. En el camino a la escuela no estoy solo, me siento parte de una familia unida por una visión común, en la que cada miembro está haciendo su parte por un objetivo: mejorar la condición de los adolescentes y jóvenes, en particular los niños en riesgo de crimen o que ya han cometido delitos. En resumen, ayudando con nuestras posibilidades de cambiar positivamente este mundo.

”TRANSFORMAR”, Graffiti hecho por los chicos en el centro de Qalauma.

Pero retrocedamos unos pasos. Estoy participando en un proyecto de servicio civil en Bolivia, en La Paz, donde CVCS trabaja en centros que se ocupan de niños menores de edad y adultos jóvenes con responsabilidad penal. ¿Por qué esta elección? Las respuestas a esta pregunta, paradójicamente, se aclaran solo a posteriori. En el momento de la decisión hay un instinto, un deseo, un sueño. Lo que me impulsó a comenzar fue el deseo de dedicar mis energías y habilidades donde más se necesitaba, el deseo de “pagar la factura” por tanta desigualdad que disfruté al nacer; Además de esto, el deseo de aventura, navegar por lugares desconocidos para mí, ponerme a prueba, siempre persiguiendo el sueño de un mundo mejor. Más allá de este aspecto poético y de cuento de hadas, también está el aspecto práctico: ir al otro lado del mundo durante un año, un lugar desconocido que no siempre es fácil, dejando las certezas, la seguridad, la comodidad. Debemos encontrar la capacidad de adaptarnos y entrar discretamente en un contexto completamente nuevo, a veces enfrentando momentos difíciles y frustraciones, conociendo y aceptando aspectos del mundo que no nos complacen. Las alegrías y las dificultades se alternan como caras de la misma medalla que gira, pero en todo esto nunca he estado solo. Antes de irse, participe en un entrenamiento con los otros chicos al comienzo, un entrenamiento que lleva a cuestionarse sobre la elección realizada, comenzando con ideas claras y una mayor seguridad. Estamos preparados como profesionales, sí, pero sobre todo como seres humanos que han aceptado la opción de realizar el servicio civil durante un año, de enfrentar este desafío, misión, aventura, con todo lo que esto implica para cada uno de nosotros. Puedo decir que esta experiencia me está haciendo crecer mucho y que este proceso ya ha comenzado desde la capacitación. Estoy aquí para llevar a cabo diversas tareas en contacto con los niños, lo que representa un desafío, un placer y una misión para mí. CVCS trabaja con niños con responsabilidad penal en todos los niveles, colaborando con todos los centros operativos que se ocupan de esta población en La Paz. En estos centros me encuentro hablando con ellos, escuchando sus historias y todo lo que tienen que decirme, una escucha que necesitan y no siempre encuentran. Me encuentro planeando actividades que están diseñadas para hacerlos pensar, entretenerlos, interactuar positivamente, para abrir su gama de posibilidades. Sobre todo, a través de todas las actividades y el tiempo juntos, queremos decirle una cosa: que no están solos, no son rechazados o abandonados a sí mismos, que hay aquí un grupo de personas dispuestas a dedicarse a ellos y darles valor a sus deseos y cambios. que tienen más miedo o son más difíciles de emprender. ¿Qué me ha dado esta experiencia hasta ahora? El conocimiento de personas maravillosas, con quienes compartir emociones, esperanzas, ideales. Energía para creer más en lo que hago. Participación en una cultura totalmente diferente a la mía, de la cual estoy aprendiendo y apreciando mucho. Crecimiento, crecimiento en ríos. El cruce de dos océanos, el Océano Atlántico y el océano que se encuentra entre hermosas palabras y acciones concretas. El océano que se encuentra entre la sutil indiferencia de opinión y las hermosas sillas de la casa y la realidad de una mirada, una palabra y, por qué no, un poco de gastritis de vez en cuando.

Francesco Serio, voluntario en La Paz, Bolivia.

Los muchachos del Centro de Orientación Social al final de una intervención grupal sobre los problemas relacionados con el machismo.


QALAUMA BRINDA NUEVAS OPORTUNIDADES A JÓVENES PRIVADOS DE LIBERTAD CON EL LEMA “UN PRODUCTO, UNA HISTORIA”

El Centro Qalauma es una institución destinada a trabajar con jóvenes privados de libertad en Bolivia, desde su apertura, el modelo Socioeducativo tuvo el propósito de generar procesos de enseñanza, terapia, crecimiento personal, a través del enfoque restaurativo y el arte como uno de los ejes principales.

   

 

 

 

 

 

 

 

En ese marco, el jueves 10 de octubre del presente año, en el Teleférico Rojo (Ex–estación)  con el fin de socializar los avances del procesos de reintegración social de los jóvenes privados de libertad, se desarrolló el evento Qalauma “un producto, una historia” en el que se expusieron sus mejores trabajos representando sus reflexiones y crecimiento personal, a través de pinturas, poemas, vídeos musicales y mostrando sus habilidades y capacidad de creación productos en madera, pintura, metalmecánica, agropecuaria además de presentar agendas y libros elaborados en su editorial cartonera.

El evento se realizó en coordinación de la Dirección Departamental de Régimen Penitenciario con la asistencia técnica de ProgettoMondo MLAL e instituciones aliadas como FUDEP, CVCS, CDC, AICS, Munasinkullakita, entre las más destacadas.

Dentro de lo más destacable, resaltamos la existencia de la editorial cartonera (libros, agendas); productos de carpintería (sillas de madera, coches y aviones de juguetes, hechos de madera); marroquinería (billeteras, estuche, mochilas); Metal mecánica (porta maceteros, porta botellas, cocina, parrilleros); video clips musicales (con la temática de la violencia).

El acontecimiento tuvo la asistencia de autoridades y líderes de instituciones aliadas como el Mayor Erick Clavijo – Director del centro Qalauma, la Coordinadora de programa ProgettomondoMlal –  Magda Rossi, Cnel.Desp. José Dulfredo García Mujica- Director Nacional de Seguridad Penitenciaria, Dr. Samuel Villegas – Director General de Régimen Penitenciario, Cesár Dockweiler – Gerente Ejecutivo Mi Teleférico, además de música en vivo a cargo de artistas invitados y la población en general.

Por: Roy Viamont Martinez

    


Ojalá

Cuando decides partir por un año, crees que el tiempo va a pasar súper rápido. Todo el mundo te dice que ni siquiera te vas a dar cuenta de que pasan los meses. Cuando llegas en un país totalmente diferente del tuyo, como Bolivia es totalmente diferente de Italia (mi país de origen), te das cuenta que un año es muy poco, pero 365 días pueden ser muchos. Suficientes, cuanto menos, para descubrir los colores, sonidos, gustos, culturas y paisajes del nuevo mundo donde te encuentras. Y así empiezas soñando con todo lo que puedes hacer en un periodo tan largo en un país como Bolivia… sobretodo estando en La Paz como voluntaria de una asociación como ProgettoMondo MLAL.

Desde mi primera semana en Bolivia, me dí cuenta de las grandes potencialidades de esta ONG, debidas al impacto social y político que logra tener en el país. Por ejemplo, fue emocionante participar a las reuniones con el Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional y colaborar en la evaluación del nuevo Sistema Penal para Adolescentes boliviano. Estas actividades realmente me hicieron comprender la relevancia de la incidencia política de PMM y la importancia del apoyo técnico que ofrece a las instancias que trabajan con adolescentes con responsabilidad penal. Colaborar con una organización de este tipo te hace entender que un cambio es posible y que se puede lograr un impacto real y positivo en las vidas de las personas, incidiendo en los planes y las políticas del país. De esta manera, te sientes parte de un proceso de desarrollo y construcción de justicia, y sientes que realmente puedes soñar en grande.

En particular, pasé mis primeros meses de “Servizio Civile” colaborando en la organización en el primer Encuentro Nacional de Evaluación del Sistema Penal para Adolescentes, en cual todos los actores que trabajan en la atención a adolescentes con responsabilidad penal se encontraron para debatir de los avances y atascos en la implementación del nuevo Código Niña, Niño y Adolescente (Ley Nº 548 del 17 de julio de 2014). Fue impresionante ver 140 personas (entre jueces, fiscales, defensores, policías, equipos de los centros de atención) involucrarse activamente para compartir un sueño común sobre cómo superar los desafíos presentes y futuros para la construcción de una justicia mejor para los jóvenes bolivianos.

Pero, lo que realmente me emocionó y me hizo pensar que mi estadía en Bolivia tiene realmente sentido fue la participación en el evento de los adolescentes que tuvieron experiencias directas en el sistema penal. Escuchar sus voces, sus relatos de vida y sus necesidades fue la verdadera y mejor evaluación de nuestro trabajo y del sistema penal mismo. Ver a los jóvenes, y no limitarse a pensar en ellos como concepto casi abstracto, recordó a todos los participantes que el verdadero objetivo de nuestra labor son los adolescentes y su reintegración social, más que simplemente la implementación de una ley.

La misma emoción tuve cuando entré en el centro de rehabilitación para jóvenes Qalauma y la cárcel de San Pedro. Trabajar en una oficina y debatir de cómo implementar justicia e ideales puede ser realmente útil, así como tratar de resolver los problemas del sistema penal, pero encontrarse cara a cara con quienes viven las mismas problemáticas de primera mano cada día no es solo útil, sino necesario. Por lo tanto, estoy feliz y orgullosa de hacer parte de una organización como PMM, que no se olvida estas caras, y más bien decide mirarlas cada día, escuchar sus voces y atender sus necesidades, con el claro objetivo de llevar justicia, respeto y tratamientos dignos en cada una de estas vidas.

Ni 365 días son suficientes para un desafío tan grande. No serían suficientes ni siquiera para realizar todos los sueños de justicia que nacen en trabajar en el sistema penal para adolescentes de Bolivia. Ni alcanzarían para descubrir el mundo boliviano, tan diferente, colorido y curioso. Pero, aunque puedan terminar los días de mi experiencia en Bolivia, no terminan mis sueños para este país. Y cada vez que me encuentro con estos pensamientos, me acuerdo las palabras de una poesía de Eduardo Galeano:

“Ojalá podamos mantener viva la certeza de que es posible ser compatriota y contemporáneo de todo aquel que viva animado por la voluntad de justicia y la voluntad de belleza, nazca donde nazca y viva cuando viva, porque no tienen fronteras los mapas del alma ni del tiempo.

Ojalá.”

Francesca Constantini


CUANDO TODO ES MAS CLARO

Hay días como este, donde la nostalgia me embarga y el deseo de tomar el primer vuelo para “escapar y volver” llega tan repentinamente.

Entonces empiezo a pensar en la motivación que tuve para venir aquí y todo adquiere otro color, otra forma y la fuerza de repente viene a mí.

Los pensamientos se transforman y se vuelven cada vez más positivos.

Salgo a la calle y observo el paisaje y la gente.

Miro a las cholitas que están al costado del camino para vender frutas o verduras y cuando me sonríen soy feliz.

Veo gente que ayuda a personas mayores a cruzar la calle, observo los colores de esta hermosa ciudad y

todo adquiere otro significado.

Estoy creciendo, estoy aprendiendo y madurando como nunca hubiera pensado.

Cuántas dudas tenía antes de irme, cuántos miedos…

Estas experiencias te hacen pensar mucho sobre el significado de la vida, sobre la vida cotidiana y entiendes que parar no es bueno, no es para mí, tampoco es bueno para las personas que están aquí, con quienes trabajo y para quienes trabajo…

Se lo debo a ellos, me lo debo a mí mismo y a quienes creen en mí.

No siempre es fácil, pero estoy aquí por una razón y cada día se fortalece y está más viva.

La sonrisa de los jóvenes que veo cada vez que entro al centro penitenciario donde trabajo confirma por qué tomé esta decisión.

Esperar un encuentro para hablar sobre su situación, cómo se sienten, sus deseos… eso es lo que me mantiene en marcha.

Las miradas, esas miradas que a pesar de las dificultades continúan luchando y emocionándose.

Miro los ojos brillantes de un jóven que me explica qué es el amor para él …

te cuenta acerca de su novia que también está privada de libertad y vive al otro lado de la prisión y que los únicos momentos para verse son durante la transición de una actividad a otra.

Me hace pensar … me conmueve, porque a pesar de todo, ellos creen en un amor que quizás no recibieron de su familia, pero continúan, luchan … a veces se equivocan y sin embargo no se detienen.

Estos muchachos cometieron errores, pero sus corazones laten más fuerte que antes y la privación de libertad amplifica todo.

Entrar al centro penitenciario no es fácil, no es posible acostumbrarse a las constantes requisas y numerosas preguntas que hacen los policías, cada vez que ingreso. No es fácil…

Luego entramos y todo se vuelve normal, hablamos con los jóvenes, organizamos actividades, nos reímos, bromeamos… pero luego llega el momento de salir y ellos se quedan adentro.  Incluso a esto es difícil acostumbrarse, el desapego no es simple e invariablemente me afecta.

Siento que me llaman desde la parte superior de sus celdas y me saludan para desearme una buena noche. Yo hago lo mismo, pero también creo que su noche será muy diferente a la mía. Tengo la libertad y hoy me doy cuenta más que nunca de lo valioso que es proteger algo tan precioso.

Ahora para algunos de ellos soy “Stay Human” por mi tatuaje en mi brazo…

Tienen curiosidad y me preguntan el significado y estoy aún más feliz de contarles, también sobre Vittorio Arrigoni aquí…

El cambio de perspectiva, como dice una canción, es posible y aquellos que logran implementarlo ya han hecho mucho por una sociedad mejor.

Después del taller que realicé un joven se acercó y un poco avergonzado me puso el brazalete que hizo durante su tiempo libre, diciéndome:

Tengo un regalo para ti, nosotros lo tenemos igual y lo pondré en la misma muñeca

Cada vez que lo veo, a pesar de estar separados por la puerta, nuestro saludo es mostrar el brazalete.

El momento que llena mi corazón de alegría es cuando le anuncian la fecha de su libertad… No sé si estoy emocionada de verlos salir y correr hacia esa puerta que fue un obstáculo entre el exterior y el interior. Qué belleza!!

… ellos saludan y lógicamente hago las recomendaciones, porque podrían reincidir.

Los veo listos para el nuevo mundo, felices y ansiosos por demostrar que todos pueden cometer errores. Es importante comprenderlos y verlos haciendo lo que aprendieron en su encierro.

Es agradable cuando los veo fuera del centro y me dicen lo que están haciendo y cómo les fue en la sociedad. Con ojos brillantes hablan de sus deseos, sus miedos y metas.

Los sentimientos, las emociones, la ira y la decepción se amplifican allí.

Sonreír, intercambiar algunas palabras con ellos, recibir regalos por el solo hecho de existir y escucharlos no tiene precio. La razón por la que estoy aquí es cada vez más clara.

En Bolivia tienen este hermoso hábito de expresar gratitud a la Madre Tierra, agradecer a cada persona en la mesa al final de cada comida, decir al final de una reunión (generalmente en América del Sur) “cuídate”  o “que te vaya bien”.

Es gente que agradece mucho y esto ahora se ha convertido en parte de mi vida diaria y estoy feliz por eso.

Agradezco a las personas que apoyan este proyecto, gracias porque siguen creyendo en nosotros, porque seguimos creyendo que existe un mundo posible y que a partir de gestos simples como el nuestro, podemos mover la conciencia de muchas más personas.

El cambio de perspectiva, como dice una canción, es posible y aquellos que logran implementarlo ya han hecho mucho por una sociedad mejor.

 

#StayHuman

Eleonora

Servizio civilista

2019-2020

Bolivia