CVCS

QUIEN SOMOS (HISTORIA, MISIÓN, VISIÓN)

El Centro Volontari Cooperazione allo Sviluppo es una Organización No Gubernamental de Voluntariado Internacional. Opera en Bolivia desde el 1984, haciendo uso de la larga y exitosa colaboración con partner locales. En los últimos años, el compromiso de CVCS ha centrado sus intervenciones en las siguientes áreas: derecho al agua, capacitación y promoción de agricultura y producción en las áreas rurales, alfabetización y promoción de las mujeres y defensa de los derechos de los niños. Desde el 2003, es activa en el Departamento de La Paz con proyectos de desarrollo rural que prevén una actividad educativa y formativa paralela, también sobre cuestiones encaminadas a fortalecer los derechos humanos.

Más concretamente, desde el 2004 se han realizado los siguientes proyectos: proyecto "Sartawi - Reforestación y Cria de Ganado Vacuno en los Andes de Bolivia" (co-financiado por MAAEE), el proyecto "Agua Bolivia" (apoyo a los proyectos de agua para mejorar  las infraestructuras de agua y la educación en gestion de los recursos hídricos, co-financiado por la Region Friuli Venezia Giulia, mesa de derecho al agua), el proyecto "Centro Piloto de recogida y transformación de la leche" (co-financiado por el Friuli Venecia Julia), todo en colaboración con la Fundación Sartawi Sayariy; el  proyecto "Juventud Sin Fronteras" (proyecto de educación y animación juvenil), proyecto "Wawitanaka" (proyecto educativo contra el maltrato infantil), cofinanciado por la Región de Friuli Venezia Giulia y en colaboración con la Municipalidad de El Alto; proyecto "Seguridad alimentaria en Calamarca mediante el fortalecimiento de instalaciones lecheras" y proyecto "Acciones para mitigar los efectos del cambio climático en el sector agrícola en el Municipio de Colquechaca", ambos cofinanciados por la Región FVG. En los últimos años también ha contribuido a la creación de un centro de autopromoción campesinado y ha elaborado un camino de Educación Ambiental dirigido a los docentes.

Desde el 2014 hasta Abril del presente año, C.V.C.S. ha sido parte del proyecto Programa Qalauma: “Un modelo alternativo de rehabilitación social y prevención para adolescentes y jóvenes con responsabilidad penal en Bolivia, cofinanciado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia MAAEE y promovido por la ONG Progettomondo.mlal, creando y promoviendo un programa piloto para el trabajo post penitenciario con l@s adolescentes y jóvenes del Centro.

Este proyecto tiene como objetivo la reinserción social y laboral de los jóvenes egresados después de un período de detención. El Centro Qalauma, promovido en 2011 por la ONG ProgettoMondo Mlal y la Diócesis de El Alto, ya transferido al gobierno boliviano es actualmente una referencia nacional, para todas las instituciones públicas, la sociedad civil e internacional, involucradas y comprometidas con el tema de la justicia juvenil; en términos de experimentación con un modelo socioeducativo multidisciplinario, orientado a la rehabilitación y resocialización de niños y niñas.

Los éxitos positivos de la experiencia y la creación del Nuevo Código Niño, Niña y Adolescente (Ley 548) han incentivado CVCS a ser parte del proyecto “Restoring Justice: activando modelos novedosos en materia de justicia penal juvenil y prevención de la delincuencia juvenil para la difusión de una cultura restaurativa en Bolivia”, con la aspiración de crear un modelo post-egreso para trabajar con los adolescentes con responsabilidad penal de los Centros de Reintegración Social Varones y Mujeres y del Centro de Orientación, promoviendo y fortaleciendo un nuevo paradigma de justicia juvenil de tipo restaurativo. Construcción

QUE HACEMOS?          

CVCS, en la área de la Justicia Penal Juvenil se  encarga de:

  • Programa Post Penitenciario y Post Egreso: con el objetivo de reintegrar a los/las adolescentes y jóvenes con responsabilidad penal en la comunidad, para disminuir las tasas de reincidencia. El Programa integra el modelo socio educativo con enfoque restaurativo de atención y pretende apoyar y dar seguimiento al proceso efectivo de reinserción social de los/las adolescentes y jóvenes que estuvieron bajo régimen de privación de libertad. Se brinda apoyo en diferentes líneas de acción: reintegración familiar, fortalecimiento en salud, fortalecimiento psicosocial, inserción educativa y inserción laboral.
  • Construcción y actuación de la red comunitaria: instrumento que basa su fortaleza en la cohesión de todas las instutuciones publicas y privada que participan, apoyan e intervienen con el objetivo de generar condiciones positivas y hasta beneficios para las personas en libertad, mejorando con ello las oportunidades de desarrollo integral personal y familliar.

 

VOLUNTARIADO

Desde el año 2009 propone el servicio civil, capacitando los voluntarios italianos para apoyar las actividades que realiza en La Paz.

El servicio civil ofrece a los jóvenes, desde 18 hasta 29 años, una experiencia que brinda la oportunidad de generar cambios favorables y de contribuir con un impacto positivo en la vida de los demás; una ocasión de crecimiento y enriquecimiento personal y profesional porque  te pone en contacto con la comunidad local.

Los voluntarios son seleccionados por la ONG en función de sus títulos, nivel de conocimiento del idioma y de las características actitudinales. Cada año, para dos voluntarios, se repite esta experiencia única y extraordinaria.

 

ACTUALIDAD

  • CVCS desde abril 2018 participa en la Feria del Prado organizada por el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, a través de la Secretaría Municipal de Culturas, que extenderá su programación hasta noviembre. La participación en la feria es una oportunidad para visibilizar y socializar el trabajo de los jóvenes de los Centros, presentando los productos que ellos mismos han aprendido hacer a través de la participación en talleres, por otro lado, los jóvenes del programa post penitenciario son involucrados y apoyan en la venta y en la promoción de las actividades. 
  • CVCS desde marzo hasta noviembre 2018 se encarga de brindar apoyo a la área de prácticas profesionales de la UMSA (Universidad Mayor de San Andrés) y de la UPEA (Universidad Pública de El Alto) en el proyecto comunitario atención individualizada y social con estudiantes de trabajo social repartidas en los diferentes centros: Qalauma, Reintegración MV y Orientación.

 

 

 

CUANDO TODO ES MAS CLARO

Hay días como este, donde la nostalgia me embarga y el deseo de tomar el primer vuelo para “escapar y volver” llega tan repentinamente.

Entonces empiezo a pensar en la motivación que tuve para venir aquí y todo adquiere otro color, otra forma y la fuerza de repente viene a mí.

Los pensamientos se transforman y se vuelven cada vez más positivos.

Salgo a la calle y observo el paisaje y la gente.

Miro a las cholitas que están al costado del camino para vender frutas o verduras y cuando me sonríen soy feliz.

Veo gente que ayuda a personas mayores a cruzar la calle, observo los colores de esta hermosa ciudad y

todo adquiere otro significado.

Estoy creciendo, estoy aprendiendo y madurando como nunca hubiera pensado.

Cuántas dudas tenía antes de irme, cuántos miedos...

Estas experiencias te hacen pensar mucho sobre el significado de la vida, sobre la vida cotidiana y entiendes que parar no es bueno, no es para mí, tampoco es bueno para las personas que están aquí, con quienes trabajo y para quienes trabajo...

Se lo debo a ellos, me lo debo a mí mismo y a quienes creen en mí.

No siempre es fácil, pero estoy aquí por una razón y cada día se fortalece y está más viva.

La sonrisa de los jóvenes que veo cada vez que entro al centro penitenciario donde trabajo confirma por qué tomé esta decisión.

Esperar un encuentro para hablar sobre su situación, cómo se sienten, sus deseos... eso es lo que me mantiene en marcha.

Las miradas, esas miradas que a pesar de las dificultades continúan luchando y emocionándose.

Miro los ojos brillantes de un jóven que me explica qué es el amor para él ...

te cuenta acerca de su novia que también está privada de libertad y vive al otro lado de la prisión y que los únicos momentos para verse son durante la transición de una actividad a otra.

Me hace pensar ... me conmueve, porque a pesar de todo, ellos creen en un amor que quizás no recibieron de su familia, pero continúan, luchan ... a veces se equivocan y sin embargo no se detienen.

Estos muchachos cometieron errores, pero sus corazones laten más fuerte que antes y la privación de libertad amplifica todo.

Entrar al centro penitenciario no es fácil, no es posible acostumbrarse a las constantes requisas y numerosas preguntas que hacen los policías, cada vez que ingreso. No es fácil...

Luego entramos y todo se vuelve normal, hablamos con los jóvenes, organizamos actividades, nos reímos, bromeamos... pero luego llega el momento de salir y ellos se quedan adentro.  Incluso a esto es difícil acostumbrarse, el desapego no es simple e invariablemente me afecta.

Siento que me llaman desde la parte superior de sus celdas y me saludan para desearme una buena noche. Yo hago lo mismo, pero también creo que su noche será muy diferente a la mía. Tengo la libertad y hoy me doy cuenta más que nunca de lo valioso que es proteger algo tan precioso.

Ahora para algunos de ellos soy "Stay Human" por mi tatuaje en mi brazo...

Tienen curiosidad y me preguntan el significado y estoy aún más feliz de contarles, también sobre Vittorio Arrigoni aquí...

El cambio de perspectiva, como dice una canción, es posible y aquellos que logran implementarlo ya han hecho mucho por una sociedad mejor.

Después del taller que realicé un joven se acercó y un poco avergonzado me puso el brazalete que hizo durante su tiempo libre, diciéndome:

"Tengo un regalo para ti, nosotros lo tenemos igual y lo pondré en la misma muñeca"

Cada vez que lo veo, a pesar de estar separados por la puerta, nuestro saludo es mostrar el brazalete.

El momento que llena mi corazón de alegría es cuando le anuncian la fecha de su libertad... No sé si estoy emocionada de verlos salir y correr hacia esa puerta que fue un obstáculo entre el exterior y el interior. Qué belleza!!

... ellos saludan y lógicamente hago las recomendaciones, porque podrían reincidir.

Los veo listos para el nuevo mundo, felices y ansiosos por demostrar que todos pueden cometer errores. Es importante comprenderlos y verlos haciendo lo que aprendieron en su encierro.

Es agradable cuando los veo fuera del centro y me dicen lo que están haciendo y cómo les fue en la sociedad. Con ojos brillantes hablan de sus deseos, sus miedos y metas.

Los sentimientos, las emociones, la ira y la decepción se amplifican allí.

Sonreír, intercambiar algunas palabras con ellos, recibir regalos por el solo hecho de existir y escucharlos no tiene precio. La razón por la que estoy aquí es cada vez más clara.

En Bolivia tienen este hermoso hábito de expresar gratitud a la Madre Tierra, agradecer a cada persona en la mesa al final de cada comida, decir al final de una reunión (generalmente en América del Sur) "cuídate"  o "que te vaya bien".

Es gente que agradece mucho y esto ahora se ha convertido en parte de mi vida diaria y estoy feliz por eso.

Agradezco a las personas que apoyan este proyecto, gracias porque siguen creyendo en nosotros, porque seguimos creyendo que existe un mundo posible y que a partir de gestos simples como el nuestro, podemos mover la conciencia de muchas más personas.

El cambio de perspectiva, como dice una canción, es posible y aquellos que logran implementarlo ya han hecho mucho por una sociedad mejor.

 

#StayHuman

Eleonora

Servizio civilista

2019-2020

Bolivia

¿QUIÉN HUBIERA PENSADO? Mi experiencia de servicio civil en el centro Qalauma

Hace mucho tiempo pensaba en la posibilidad de hacer un año de servicio civil en un País extranjero, pero cada vez había algo me bloqueaba y me mantenía parada en la idea de elegir una ciudad para vivir y buscar trabajo en manera más estable.

No soy vieja, pero la presión social me había hecho silenciar la voz interna que surgía cada vez para dejarme elegir la experiencia del servicio civil. Entonces, sin llegar a expectativas demasiado altas, comencé lentamente a leer los proyectos propuestos por las distintas asociaciones y tratar de entender a dónde quería ir.

La decisión no fue fácil, dado que mi interés estaba en muchos proyectos, pero al final logré elegir uno, el que más (en mi opinión) me representaba y que respondía a un tema que estudié durante muchos años y me ha gratificado. Leí el proyecto con atención y me convencí cada vez más de que quería presentar mi solicitud. El tema era para"sector de justicia" y la figura que buscaban podría coincidir con la que más me interesó. Hice la entrevista y estuve esperando la respuesta unos meses.

Todavía recuerdo la emoción que tuve cuando recibí la llamada del presidente de CVCS. ¡Todavía no podía creer que pronto iría a La Paz, Bolivia por un año!

Mi mente captó las noticias muy bien, pero al mismo tiempo no podía focalizar que estaba pasando.

¿Me iría por un año? Y ahora?

Los pensamientos empezaron a fluir rápidamente, la emoción y el miedo eran intensos.

Preparando la maleta, la visa, un poco de melancolía para saludar a mi familia y a las personas que me rodean...

Pero ahora estaba lista y me iba con mis compañeros de aventura.

Tenía una mezcla de emociones internas que eran difíciles de describir y aún no podía creer que estaba haciendo el proyecto que perseguí durante varios años.

Aterrizamos en el aeropuerto de El Alto en Bolivia, a casi 4.000 metros de altura y allí, esperándonos, estaba Sara Soldavini, nuestra OLP italiana preparada para darnos la bienvenida y presentarnos la ciudad.

La altitud fue uno de los primeros obstáculos que tuve que enfrentar, pero después de unos días, todo había terminado y estaba lista para disfrutar de esta ciudad.

Desde el principio, una realidad muy diferente de la que estaba acostumbrada a vivir, pero mi curiosidad era muy alta y no podía sacarme la sonrisa de los labios.

Los colores de la ciudad me llamaron la atención e incluso ahora, a pesar de que han pasado varios meses, me sorprende cada vez que descubro algún nuevo rincón de La Paz.

Bolivia es uno de los lugares de América del Sur donde se han conservado las numerosas características que hacen que este lugar sea único y especial.

Ver las mujeres de pollera de todas las edades caminando por la calle, cargadas de su aguayo de colores, me da una sensación de felicidad.

Me enseñan todos los días, y me generan determinación en el trabajo y en la vida.

Todos los días a pesar de las dificultades causadas por vivir en un contexto diferente al mío, trato de capturar cosas positivas y apreciar la simplicidad de las personas. A pesar de todo lo que estoy viendo y viviendo, me convenzo aún más que he elegido un lugar interesante y hermoso donde puedo tener esta experiencia.

Me gusta la labor que hago, trabajo con los otros trabajadores sociales que están en ultimo año de la universidad boliviana y trabajan en el programa post-penitenciario.

Mi función consiste en hacer seguimiento a los jóvenes que están en el centro de rehabilitación de Qalauma por más de 6 meses y comenzar a identificar cuáles son sus necesidades, que pueden variar desde el apoyo en la educación, el trabajo, la capacitación relacional y psicológica, la salud y el apoyo legal.

  

La implementación del sistema penitenciario no es fácil y las modalidades de rehabilitación de los jóvenes es diferente entre el grupo multidisciplinario y la policía.

Creo en el programa post-penitenciario de Qalauma, creo en los valores y la educación que queremos transmitir a los niños, no a través de la disciplina militar, sino a través de la reflexión y el razonamiento.

Creo que los y las jóvenes que están en el centro deben tener una segunda oportunidad para poder mejorar sus condiciones de vida y lo que trato de transmitir a ellos es: “En la vida siempre hay una segunda oportunidad si sabes cómo construirla, nunca debemos rendirnos porque la vida es hermosa e impredecible y siempre debemos luchar contra las dificultades diarias".

Nadie es perfecto y todos cometen errores, pero esto no significa que debamos pararnos es por eso que todos los días me doy cuenta que el apoyo que damos es recíproco.

Me gusta salir de mi rol formal como trabajadora social, me gusta sentarme con ellos y hablar sobre muchas cosas de la vida, debo reconocer que el hecho de escuchar y regalarles una simple conversación genera  sentimientos positivos. No siempre es fácil, por esta razón es importante no perder de vista el objetivo y los valores que queremos transmitir, porque es más estimulante trabajar así y para ayudar a los jóvenes del centro que necesitan una segunda oportunidad utilizando todas las herramientas posibles.

 

Eleonora Trapletti

Voluntaria Servicio Civil - CVCS

SI PUEDES SOÑARLO, PUEDES HACERLO

POR Valentina Lisi Voluntaria SCN en La Paz con CVCS

“Llévame a Bolivia para cambiar cabeza

llévame a Bolivia para cambiar todo

Apagaré el teléfono y seré libre e independiente,

mamá, no, no necesito nada.”

Así dice la canción de la cantante Francesca Michelin.

Es cierto que Bolivia te cambia, La Paz te cambia.

Cuando me embarqué en este camino, fui consciente de dejar mi vida de siempre: padres, parientes, amigos y comenzar de nuevo, en un país diferente al mío por las costumbres y tradiciones. Me armé de coraje, quizás tomado por la incredulidad de lo que me estaba pasando, dejé de lado el miedo para dejar espacio a la felicidad que siempre quise; casi diría la realización de un pequeño deseo que, después años de sacrificio llegó como un relámpago en cielo sereno.

La Paz me ha cambiado en solo dos meses…

Es un país lleno de colores, con paisajes aún no contaminados que te dejan boquiabierto, el olor constante de la comida callejera, te enloquece; el increíble contraste entre pobreza y riqueza, la “bienvenida diferente”, a veces caliente, a veces discriminante; todo esto, en poco tiempo, me devolvió ese deseo de hacer y sobre todo vivir algo que había estado perdiendo por un tiempo, ya que en la ciudad que nací y crecí comenzó a ser demasiado estrecha.

Los primeros días en esta fantástica ciudad fueron momentos de dificultad y desmoralización, debido a la falta de hábitos, la altitud que te quita el respiro, la necesidad de involucrarse para iniciar una nueva vida sola, el miedo al nuevo trabajo, el sentirse como un pez fuera del agua.

Preocupaciones que dejan el tiempo que encuentran gracias a la comparación y la convivencia con otras personas, ahora considerados como una familia, que como yo se han embarcado en esta ¡maravillosa experiencia!

Después de dos meses no me arrepiento de mi decisión; estoy convencida de haber tomado la decisión justa. habitualmente pienso que esta es una oportunidad especial, y que  volveré a casa feliz y satisfecha por la contribución, el apoyo y el trabajo que estoy haciendo aquí.

Trabajar en el campo de la justicia restaurativa, además de ser siempre mi deseo y el objetivo de mis estudios me permite tener una visión directa de la realidad estereotipada para muchos oscura y llena de prejuicios.

Bolivia es un mundo lleno de injusticia y desafortunadamente el entusiasmo y la buena voluntad por sí solos no son suficientes para cambiar el escenario que tenemos además las realidades laborales son complicadas y ser capaz de acoplarse no siempre es fácil.

Cuando se inicia algo nuevo, es adrenalina pura, especialmente para aquellos que son principiantes como yo. Creo que en este sector es necesario saber cómo gestionar el inevitable estado de inseguridad relacionado a la falta de conocimiento completo de lo que tenemos que hacer cómo hacerlo o con quién. En el poco tiempo que he  pasado aquí, me estoy abriendo un camino en este mundo complicado y tortuoso del sistema penal, lleno de inconsistencias y lleno de defectos, pero todos los días se está tratando de perfeccionarlo para permitir una vida mejor a los jóvenes adolescentes privados de sus mejores años, a veces por su culpa, a veces debido a un sistema penal demasiado duro e injusto.

Diferentes son los proyectos emprendidos por el CVCS y Progettomondo.mlal en el campo de la justicia juvenil, yo en particular me ocupo de la construcción de la Red Comunitaria.

Cuando hablamos de Red Comunitaria entendemos a un conjunto de actores definidos como instituciones privada y públicas, que trabajan para contribuir y apoyar a la persona privada de libertad en su proceso de reinserción social con el objetivo de generar beneficios para estas personas, en este caso los adolescentes además el fin es evitar los casos de reincidencia delictiva.

Dicho así, parece casi un proyecto imposible, demasiado temerario, pero pensándolo bien, la Red Comunitaria es un punto importante en esto camino, es el enlace para los adolescentes que deciden beneficiar del proyecto importante Post Penitenciario que se esta realizando.

En general, cuando una persona que ha cometido un delito egresa en la sociedad encuentra una serie de problemas de distinta naturaleza, pero el problema sin duda es el prejuicio, ser estereotipado como el “delincuente”, ser acusado de no poder cambiar.

Creo que el apoyo de la Red Comunitaria es importante también en esto momento, porque es con las diferentes ayudas en las diferentes líneas de acción (psicosocial, educativa, laboral, familiar, salud) que se puede garantizar la atención continua a la persona, dándole la oportunidad de redimirse, reconstruir su identidad y porque no también ayudar a reducir este prejuicio insano contra las personas privadas de libertad. Y quién mejor que los adolescentes pueden tener esta oportunidad, con su joven edad y un gran deseo de comenzar de nuevo.

La construcción de la Red Comunitaria no es tan simple como quieres pensar. El trabajo que se requiere es considerable: no basta solo buscar, crear, actualizar los contactos con las instituciones, sino que también se debe promover la participación activa de la sociedad en el proceso de reintegración de la persona privada de la libertad. Después, se debe identificar el objetivo prioritario y la mejor estrategia de acción, asegurando una atención continua a las necesidades de la persona. Es en este pasaje que las instituciones deben realizar un camino concreto de resocialización, reintegración, rehabilitación y reintegración.

Es un proyecto interesante y ambicioso que a veces me plantea preocupación y dudas sobra su complicada realización, no solo por el éxito intrincado, también a causa de los inevitables enfrentamientos de pensamiento que se pueden tener entre colegas. Esto es un sector que requiere juicios, pero por el momento he decidido simplemente de suspender mi juicio: necesito más tiempo para poder madurar mi propia evaluación, me doy un tiempo antes de poder sacar mis propias conclusiones.

Sin duda, mis expectativas con el tiempo serán altas pero no quiero destruir mi castillo de naipes incluso antes de construirlo.

 

 

Valentina Lisi

Voluntaria SCN en La Paz con CVCS